De Malargue dicen...

December 31, 2019

 

“Malargüe nació minero”.
En Malargüe viven seres humanos por lo menos hace 11 mil años. Cazaban y recolectaban. Lo que podemos llegar a llamar “minería”, era un trabajo de rocas específicas para utilizar como herramienta, para poder sobrevivir.
Con la llegada del criollo, en el siglo XIX, se extraen algunos minerales muy puntuales. Pero la actividad principal en la fundación de Malargüe era la agrícola ganadera, no la minería.
El gran auge de la minería, por el cual decimos “Malargüe nació minero”, surge desde la década del 40, cuando se nacionaliza la producción y reactiva la industria nacional, al mismo tiempo que Malargüe se hace departamento y Europa entra en guerra. Esta actividad va muriendo en los 70 y casi que termina de morir en la década del 90. Ninguna de estas actividades mineras fueron remediadas, salvo la del Uranio, que demoró 50 años en realizarse. El gran auge de la minería fueron 30 años, de 11 mil años de historia, o de 200 años si se quiere.

“No nos dejan hacer minería”.

Malargüe tiene explotaciones de gas y petróleo hasta debajo de la Laguna Llancanelo, un área protegida. Tiene el proyecto Hierro Indio en marcha. Canteras de yeso trabajando. Todo esto se logró con la 7722 vigente. Decir que la 7722 o que “los otros departamentos” no nos dejan hacer minería, no tiene sentido. Se puede hacer minería con la 7722 y es necesario realizarla para la industria nacional y la generación de empleo.

“Siempre hemos hecho minería, ¿por qué no nos dejan hacerla ahora?”
Lo que se prohíbe ahora es la MEGAminería, no la minería. Lo que se nos viene si aprobamos esto, no tiene nada que ver con la Mina Ethel o la Mina Santa Cruz, o la minería a la que estamos acostumbrados en Malargüe. Es otra tecnología, otro procedimiento, otro volumen de residuos, otros químicos, etc. Por más que nos digan que la minería es una sola, no es la misma minería que hemos tenido hasta ahora, a excepción del Uranio que se extrajo para abastecer a los reactores nacionales en una industria nacional.
Escuchamos hasta el hartazgo a los funcionarios decir “no nos dejan hacer minería”, pero nunca dicen “no nos dejan hacer MEGAminería”, que es en realidad lo que prohíbe la 7722 y es lo que deberían decir, ya que la minería en general no está prohibida.

“No nos dejan trabajar”.
Los trabajos de las megamineras no son bien pagos en relación a la ganancia que tienen las empresas. Y además están atadas a los mercados. Cuando el metal no tiene valor, la empresa desaparece, porque no se explota por las necesidades del país, sino que se hace actualmente por un lucro de una empresa extranjera. El caso de Vale es el más reciente, pero hay muchos. La minera se va, y queda un pueblo fantasma. La mejor forma de dar trabajo es hacer minería nacional y que la industria quede en Malargüe, o al menos en el país. 
Exportar materias primas e importar los productos ya elaborados en otros países es lo peor que podemos hacer como Nación. Es muy común que se utilice mucha mano de obra para la construcción, que es temporal y enseguida queda desocupada, y poca para el funcionamiento normal.

“Si no querés minería no uses el auto o el celular”
Más del 90% del oro mundial se usa para lingotes en bancos y joyas. Menos del 5% se usa para “el auto o el celular”. Es un enorme negocio para unos pocos, para el lujo y la especulación financiera. Se le permite a las empresas extranjeras llevarse el mineral fuera del país, pagando cada vez menos regalías. Cornejo bajó este año las regalías petroleras de 12 a 6%. Más ganancias para unos pocos, menos trabajo para nosotros. 

“Se puede hacer minería con los controles necesarios”.
Claro que se puede. Pero en los últimos años “los controles necesarios” se redujeron a 3 personas para todo Malargüe, con más de 600 pozos petroleros incluidos, con un solo vehículo (aportado por Vale) y casi sin combustible para operar.
En Jáchal, la Barrick ya aceptó (luego de ocultarlos), al menos cinco derrames del cianuro al río desde donde se toma el agua para el consumo.

“Vienen de afuera a quitarnos nuestro trabajo”.
Es curioso que se acuse al trabajador que viene de afuera, y no a la minera que viene de afuera a llevarse nuestro recurso por monedas. Las empresas mineras tienen que ser nacionales.

“El campo usa agrotóxicos también”.
Hace años venimos luchando contra el glifosato y otros pesticidas, que solo favorecen a empresas extranjeras para mejorar sus ganancias a costa de la salud de la población. Que el campo contamine no nos da licencia para contaminar en minería.

“El 80% del agua se usa en el campo”.
Es lógico. El agua es la fuente de vida y lo que nos brinda lo esencial para vivir, agua y alimentos. Para los agricultores, para el campo, para las veranadas, para los chivos. Tenemos mucho para trabajar en impermeabilizar canales y mejorar los sistemas de riego. Estamos en el año más seco de la historia de Mendoza y los pronósticos son aterradores.

“Escuchen a los científicos”
La enorme mayoría de los científicos del CONICET, CNEA, IANIGLA, etc. se han pronunciado con trabajos concretos y manifestaciones públicas sobre el enorme riesgo que implica la utilización de cianuro y ácido sulfúrico en la megaminería.

Trabajamos por una minería nacional, que brinde trabajo genuino con el proceso de la materia prima en el lugar. Acorde a las necesidades productivas del país y no a los bolsillos de las grandes empresas nacionales o extranjeras.
PTP Malargüe.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Mendozazo

April 4, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 4, 2020