UNA DEMOCRACIA ANÉMICA

September 19, 2018

A propósito de Códigos y de ataques a los docentes
Por Carmelo Cortese*


Hay que frenar este rumbo económico desastroso y este peligroso rumbo político
represivo antes que sea demasiado tarde.
En nombre de atacar la demagogia y el populismo (como si fuesen plagas y pestes bíblicas)
el gobierno mendocino avanza peligrosamente sobre derechos sociales y libertades
democráticas. Abre caminos cuyo punto de partida vemos claramente, pero cuyo destino
final desconocemos, aunque intuimos.
El radicalismo es un partido político cuya historia se asocia a la tradición democrática, lo cual puede ser discutible por varios hechos de nuestra historia, por ejemplo su actuación en 1955 (golpe contra Perón); pero que tiene asidero en otros acontecimientos, como el haber sido derrocado por golpes militares en 1930 (Irigoyen) y en 1966 (Illía). También tiene en su haber el juicio a las Juntas Militares realizado bajo el gobierno de Alfonsín, opacado posteriormente por las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.
La conducción actual de la UCR ha dado vuelta las mejores páginas de esa historia. Se
encaminó decididamente a una alianza de derecha en lo ideológico, económico y político.
Comparte con firmeza el rumbo económico de ajuste; no le preocupan las penurias sociales
desatadas sobre la población más desprotegida y vulnerable; y se ufana, como lo hizo el
gobernador jujeño, de encarcelar preventivamente antes de la demostración de
culpabilidad, lo cual pisotea los más elementales derechos de defensa, consagrados en
nuestra Constitución.
Desde el punto de vista del análisis sociológico político, el Gobierno nacional (apoyado por
el provincial) consolida (como ocurrió con Menem-De La Rúa) un tipo de Estado neoliberal,
lo cual no es más que una versión contemporánea del Estado liberal oligárquico, sometido
a la dependencia. No es un estado ni ausente, ni débil ni mínimo, sino un Estado fuerte
que impone reglas de juego económico favorables a los sectores más concentrados de los
propietarios de la tierra y del capital. Privilegia la especulación financiera en detrimento de
los asalariados y de la pequeña y mediana producción agraria, comercial e industrial ligadas
al mercado interno. Y si bien el régimen político es democrático por la forma en que
accedieron al gobierno, el ejercicio del mismo corresponde a un régimen de democracia
restringida. En lugar de basar su legitimidad en formas ideológicas que privilegian la
búsqueda de consensos y de consentimientos voluntarios, lo hace en la coerción, en el
temor, en el castigo. Prefieren el ejercicio descarnado del poder, donde pesan más las
prohibiciones, proscripciones y castigos, antes que la promoción de mayores libertades e
inclusiones.
El gobierno provincial ha acompañado o incluso se ha adelantado a ese rumbo.

Se concibe el gobierno como la imposición del orden, acallando oposiciones, interviniendo en la vida sindical, cerrando paritarias por decreto, multando a diestra y siniestra, reglamentando lo
que de por sí es irreglamentable, como el conflicto social. Inclusive el Gobernador, lejos
de la investidura y de la estatura del cargo, se comporta como el jefe de una facción o
como un puntero político que provoca a los otros partidos y descalifica el ser peronista o
ser de izquierda. ¿Estará pensando en suprimir por decreto la existencia de otros credos
políticos? En una democracia no se puede ni se debe utilizar el nombre de un grupo diverso
como epíteto, como sinónimo del mal. El peronismo y la izquierda, entre otros grupos políticos, son parte legal y legítima del sistema de partidos en nuestro país. No son delincuentes a encerrar. Y, los que pensamos de manera  diferente, podemos y debemos señalar lo que vemos como rumbo incorrecto. El Gobierno no debiera utilizar la mayoría circunstancial para aprobar un Código que coloca la opinión diferente y el derecho a disentir en la categoría de ofensas
punibles. Todo esto es el trasfondo del Código Contravencional: un instrumento en manos del Poder Ejecutivo para sancionar con multas y arresto al disenso, a la protesta social, al diferente.  El miedo al otro, acompañado del desprecio, la discriminación y la persecución, son
ingredientes de los fascismos históricos. No se tolera la diferencia. La contradicción no se
procesa, sino que se intenta eliminar al contrario. Cornejo declara que en su provincia no
hay conflictos sociales y cree que así desaparecen. Si hay hambre lo que corresponde es
resolver ese problema, y de ese modo no habrá ollas populares ni corte de calles; si se
prioriza la producción y el trabajo, los desocupados estarán ocupados en esos menesteres
y no en reclamar frente a la legislatura y la casa de gobierno.
En este clima propio de la crisis económica y social, el gobierno se apoya y utiliza
a sectores medios asustados
, los que frente a la incertidumbre creen proteger sus vidas
cotidianas con las promesas de orden. Temen más al mendigo que golpea sus puertas, o
al pibe que le ofrece lavar el auto, muchísimo más que a la factura del gas, a la suba de
los alimentos o a la devaluación del peso argentino. Creo que debemos conversar con ese
sector, no atacarlo como si fuese el reducido grupo de capitalistas financieros que lucran
con la devaluación y la inflación. La ideología implícita en el Código refuerza su paranoia
anti-trapitos, anti-pobres. Hay que estimularlos a reflexionar sobre la política económica
actual que los hunde cada vez más. Y que la supuesta protección del estado policíaco,
represivo, autoritario, los alcanzará a ellos mismos cuando quieran reclamar una reducción
de las tarifas o una mejora salarial.
Este clima propicia la aparición de grupos de tareas, como el que secuestró a la docente
en Moreno. El Gobierno, a través del propio presidente y de la ministra de seguridad, ha
favorecido la cacería de brujas: ahí está la doctrina Chocobar del tiro por la espalda al
delincuente, al que se le niega prácticamente la entidad humana, no es una persona con
derechos. Se reivindica un estado que no respeta la ley que impone a los individuos. Está
el ejemplo de Rafael Nahuel, asesinado por la Prefectura también por la espalda. Y está el
caso de Santiago Maldonado, quien no se ahogó pescando en el río, sino huyendo de la
represión de la Gendarmería. Todo eso alienta la aparición de los grupos parapoliciales. El
Gobierno tiene la obligación de descubrir y condenar rápidamente a los agresores de Corina
De Bonis.
En Mendoza, grupos de padres cuyos mensajes circulan por las redes sociales, atacan sin
piedad a los profesores en huelga: insultan, ridiculizan, piden sanciones ¿querrán que
secuestren a los dirigentes sindicales? No pido que aplaudan la huelga porque obviamente
hay un perjuicio en lo inmediato para sus chicos; y no pido que entiendan cuánto pierden
sus hijos con maestros empobrecidos y presupuestos recortados. Tampoco parecen
entender que lo más grave no es perder dos meses de clases, sino la amenaza a la propia
existencia de la escuela pública, gratuita y de calidad. Pero sí debemos exigirles que no
agravien a quienes se encargan de la educación de sus hijos, que respeten normas de
convivencia democrática, que no se arroguen el papel de capataces de los trabajadores
docentes, y que no repitan textualmente los mismos mensajes descalificadores de las
autoridades educativas nacionales y provinciales.
El gobierno nacional y el provincial han atacado y humillado tanto a los docentes que no
debieran ahora sorprenderse tanto de los ataques verbales, del ataque físico, o de la
amenaza a la propia vida.
“Nunca Más” no es solo que no gobiernen los militares. Nunca más es avanzar en los
derechos individuales y colectivos, en la supremacía del derecho a la vida (que no es sólo
no matar, sino garantizar una vida digna), en la libertad de conciencia, de expresión, de
reunión, de protesta.
Nunca más es avanzar a un Estado y un régimen político de democracia amplia, grande,
donde deliberen y decidan las grandes mayorías que producen las riquezas, y no las
minorías que amasan fortunas sobre la sangre, sudor y lágrimas de las primeras.
Mendoza, 14 de setiembre de 2018
* Sociólogo, referente provincial del PTP

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Mendozazo

April 4, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 4, 2020

March 29, 2020