Ante la grave situación política económica

August 31, 2018

 

La nueva corrida cambiaría de ayer volvió a demostrar la fragilidad de la situación, generando una gran preocupación social e incertidumbre sobre los futuros acontecimientos. El presidente habló de que “lo peor ya pasó”, de “tormentas”, de que “vamos por el camino correcto”, pero la verdad es que la situación es cada vez peor.

Después de que Macri le “hablara a los mercados para tranquilizarlos”, en la jornada del jueves 30/8, el dólar oficial rozó los $42 subiendo en un día más de $5. El Banco Central liquidó 600 millones de dólares en dos días para contener la divisa. Hay que recordar que a principio de semana el dólar se encontraba a $31,60 y que hace cuatro meses no superaba los $20. El peso ha perdido la mitad de su valor este año y un 20% solo en la  semana de la corrida cambiaria.

El 90% de los argentinos no puede comprar dólares porque no tiene capacidad de ahorro o mejor dicho porque pelean para llegar a fin de mes. De los que compran dólares en estos días, el 80% han realizado compras superiores a los USD 2 millones, es decir no son pequeños ahorristas. El gobierno garantiza reglas de juego absolutamente favorables para los fondos buitres y grandes especuladores. No hay regulación cambiaria: entran, sacan y cambian dólares sin control. Los exportadores no están obligados a liquidar las ventas al exterior. Hay una gran fuga de capitales que sólo este mes llegó a más de 3 mil millones de dólares y que en los últimos 12 meses acumula 35 mil millones de dólares, es decir la mitad de las reservas. Este es el ciclo vicioso: pedir plata afuera para financiar la fiesta de los especuladores que terminan volviéndose a llevar la plata afuera.

La política del gobierno nacional vuelve a demostrar que tiene ganadores y perdedores. Ganan los grandes exportadores que estimulan la suba del dólar, los bancos y especuladores que han hecho fabulosos negocios cambiarios. Pierden los asalariados, jubilados y precarizados ante la devaluación y la inflación que carcome el poder adquisitivo de los ingresos. Pierde la industria nacional, las economías regionales y las PyMES ante la suba de los insumos importados y el aumento de las tasas de interés, y sobre todo pierde el conjunto del pueblo ante la escalada de precios sobre todo de la canasta alimentaria, los combustibles y los servicios.

Ante la nueva crisis, el gobierno vuelve al FMI en busca de fondos que implicarán nuevas condiciones: ajuste brusco para garantizar déficit cero; achicamiento del presupuesto en áreas sociales; despidos y reformas laborales, jubilatorias y educativas como las que estamos atravesando.

Este no es un problema económico estricto o de confianza, es un problema de la política que aplica el gobierno que favorece y alienta la timba financiera. Para que la crisis no la sigamos pagando los trabajadores y el pueblo, la industria nacional y las economías regionales, es necesario pararle la mano a Macri y cambiar bruscamente la política adoptando medidas de emergencia para una salida popular.

 

Medidas de emergencia

1) Control estricto del mercado cambiario: impedir la fuga de capitales, regular el origen y destino cambiario, exigir el reintegro de las divisas obtenidas por los exportadores, etc.

2) Emergencia alimentaria y agropecuaria: juntas reguladoras que aseguren alimentos baratos al pueblo y garanticen precio sostén en origen a los pequeños y medianos productores, y puntos de abastecimientos de los productos básicos. Eliminar el IVA de los alimentos básicos. Convocar a un comité de crisis.

3) Frenar el tarifazo: congelamiento de tarifas de los servicios públicos a enero de 2018 en camino a la reestatización de las empresas privatizadas de servicios que han hecho fortunas a costa del aumento indiscriminado de las tarifas.

4) Defender el trabajo, salud y educación: Aumentos del presupuesto en áreas sociales. Reapertura de paritarias acordes a la inflación. Plan de obras públicas y viviendas. No a la reforma laboral y previsional. Rechazar el ajuste en la educación y el código contravencional que busca criminalizar la protesta.

5) Que paguen los responsables: Aumentar los impuestos a los grandes monopolios, megaminería, petroleras, grandes exportadores, etc. Hay mil argentinos que tienen un patrimonio superior a los 30 millones de dólares cada uno (cifras INDEC y AFIP).

6) Nacionalizar la economía: Impulsar la industria nacional que permita sustituir las importaciones. Promover una agricultura que priorice el mercado interno y controle la especulación de los grandes exportadores e intermediarios.

7) Suspender e investigar la deuda: deuda ilegitima y fraudulenta, y los negociados del gobierno con los fondos especulativos. Durante el gobierno de Macri la deuda pública se incrementó en U$D 120 mil millones, aumentando en dos años en más de un tercio.

 

PTP Partido del Trabajo y del Pueblo

Mendoza

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Guaymallen organiza la solidaridad ante la cuarentena

April 1, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

March 29, 2020