Los aumentos de tarifas y de salarios

February 14, 2018

 

 

La seguidilla de aumentos en las tarifas de servicios, vienen a acelerar la inflación y retraer el poder adquisitivo de los asalariados.

Los combustibles, ya a precio dólar el año pasado, aumentaron primero un 4,5% y luego otro 3,5% en los primeros 40 días del año.  La electricidad, aumento 16% en diciembre, va un 11% más en febrero y luego otro aumento a mitad de año. El gas, en diciembre, un 39% el residencial y un 45% las pymes y comercios y va a un nuevo aumento del 15% en febrero y otro para abril. El agua, Aysam está pidiendo un 77% de aumento pasando la mínima de cerca de $220 a casi $360 aproximadamente.

Si vamos el transporte se prevé un au

 

mento del 25% que llevaría el boleto a casi $11, lo que significa, para un hogar donde trabajan dos personas, lo habitual, más dos hijos que viajen al colegio un gasto cercano a los $2000 mensuales.

Si perdiste el colectivo y necesitas un taxi, aumentaron un 25% y si tenés la “mala suerte” de alquilar ($7000 una casa de barrio para 4) los aumentos previstos están entre el 20% y el 25% para este año.  Seguimos con las prepagas que aumentaron 27% en 2017 y ahora nuevamente un 6% y la telefonía celular, que funciona mal, un 10%.

 

Sacando una cuenta real, para una familia tipo que pagó dic-ene: Agua $225, Gas: $1314, Luz: $ 880, celular (3 teléfonos tarifa mínima) $ 940. Con los aumentos previstos (dividiendo tarifas a la mitad por ser bimestrales) sumaría cerca de $ 4200 por mes para “funcionar”, sin hablar de alimentación, salud, gastos escolares, vestido y recreación.

Los aumentos salariales en 2017 rondaron entre el 20 y el 25% en el ámbito privado, con un techo de 17% en cuotas para los estatales que anualizado baja casi a la mitad.

Los estatales mendocinos lograron solo un 15,7 % para 2018, que en cuotas es menos de un 10% real. El gobierno nacional puso un techo del 15% para sus paritarias “libres” y por otro lado un economista como Melconian pronostica una inflación superior al 20% para 2018, aunque ya se habla de un 24%.

 

Sin duda las cuentas no cierran para un asalariado.

 

Los brutales aumentos de servicios, impulsados por el gobierno de Macri y en Mendoza de Cornejo, que además se replican en las actividades económicas que producen productos básicos para vivir  día a día (alimentos, indumentaria), disparan fuertemente la inflación. Cada punto de inflación significa millones de pesos que pasan al gobierno como IVA.

A esto se suma la devaluación producida por la subida del dólar y el endeudamiento que compromete tremendamente el déficit fiscal.

 

Todo este combo se traduce en una brutal transferencia desde los sectores asalariados y pymes, hacia los grandes monopolios y terratenientes, de la que salen también muy beneficiados personalmente los CEOs del gobierno.

Bajar la inflación es una total mentira en tanto se mantenga esta política de superganancias,  tarifazos y devaluación. Así, el salario está condenado a perder.

 

Hay pocos sectores que le pudieron sacar dinero a este gobierno: uno los monopolios y terratenientes y otro los trabajadores de la economía informal, los Cayetanos, a través de la lucha dura y larga por la ley de emergencia.

Ese es el camino.

 

El fortalecimiento relativo de Macri en las elecciones, comenzó a descender por el alto costo que tuvo que pagar por las maniobras de compra de gobernadores, sindicalistas y legisladores, y la represión en la aprobación de la reforma previsional.  La represión generalizada y habitual, INTI, ingenio El Tabacal, poblador del Borbollón que salieron a reclamar por falta de agua, entre otros, no ha logrado que los trabajadores formales e informales y el pueblo, abandonen las calles y los cortes.  La ola despiadada de despidos en el ámbito estatal y privado, la represión y el ataque a la organización sindical de los trabajadores, escondida tras el disfraz del  combate a la corrupción, son las respuestas de Macri hacia el pueblo.

 

Desde el Partido del Trabajo y del Pueblo de Mendoza, vemos que es fundamental, para pararle la mano a este plan de miseria, un gran paro activo el 15 y el 21 de febrero, en camino a un masivo gran paro nacional activo de todos los trabajadores formales e informales y organizaciones sociales, junto a un gran Paro de Mujeres para el 8 de marzo. Desde ahí, trabajar para un gran frente popular que se exprese en las luchas, en lo político y lo electoral para torcerle el brazo a Macri y a Cornejo.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Guaymallen organiza la solidaridad ante la cuarentena

April 1, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

March 29, 2020