Los artistas reclamaron en la fiesta de la vendimia

March 15, 2017

Artistas reclaman mejores condiciones laborales, de mantenimiento, y espacios aptos para las expresiones artísticas.

El inicio de los ensayos para la Fiesta Nacional de la Vendimia encontró en lucha a los artistas. La primera batalla fue la paritaria: el gobierno provincial ofreció primero un 15%, luego un 16 y finalmente un 17%, oferta que los artistas no aceptaron, ya que no condice con el índice inflacionario. Pero, el gobierno de Cornejo y su secretario de cultura Diego Gareca, con diversas extorsiones, presionaron para firmar los contratos con el aumento ofrecido.

En ese transcurso, se constituyó un gran cuerpo de delegados que tan solo en actores superó los diez integrantes, más los de acróbatas aéreos y los de teatro de sombras, que comenzaron la lucha por enmarcar su labor en un convenio colectivo de trabajo, ART, y otras reivindicaciones como declarar tarea de riesgo a la acrobacia aérea, para lo cual programaron distintas actividades.

Sin embargo, el día de la Vendimia de Capital (la más importante de las departamentales),      a la que el Municipio, para abaratar costos, “terceriza” a la UNCuyo, decidieron realizarla a pesar de los pronósticos climáticos que advertían tormentas. A los 15 minutos de comenzado el espectáculo, la fuerte tormenta voló el techo (parrilla de luces incluida) donde se encontraban los músicos, y cayó hacia atrás del escenario donde se encontraban los artistas, generando pánico, corridas, y la suspensión de la fiesta.

 Esta situación manifiesta la negligencia y la ausencia de un plan de evacuación, aunque tanto el municipio como la UNC hablaron de una “evacuación exitosa”.

 

Exigen un plan de contingencia

Este antecedente incrementó los reclamos de los artistas con vistas al acto central. A cinco días de la fiesta, el escenario del Teatro Griego Frank Romero Day se encontraba sin terminar, con operarios trabajando, dificultando los ensayos. Esta situación da cuenta de los negociados en las licitaciones que se dejaron para último momento. Trascendió también el electrocutamiento de un operario la semana anterior, que luego fue hospitalizado. Clavos en el piso, fenólicos sin colocar o atornillar, ausencia de matafuegos, cables pelados o unidos con cinta de papel, y otros en la fuente de agua, y falta de señalización de las salidas de emergencia. Inmediatamente los artistas exigieron un plan de contingencia.

Al ensayo siguiente, el gobierno realiza un simulacro –bastante deficiente– para contentar a los artistas y para el cual convoca a la prensa a fin de mostrarse como buenos patrones que cumplen lo convenido. Sin embargo, apenas termina el simulacro se desploma la parrilla de luces sobre el escenario, que estaba sostenida precariamente por dos grúas. Una de ellas cede y se desploma sobre las gradas, luego de que los artistas evacuaran, no hubo heridos, aunque sí ánimos bastante alterados.

El gobierno no quiso modificar la fecha del acto central, defendiendo los intereses de los hoteleros, gastronómicos, bodegueros, y demás empresarios que negocian con el turismo. La solución propuesta por el gobierno fue quitar las grúas, lo que alteró el montaje de la fiesta, que significó la supresión de los cuadros de los acróbatas aéreos. Para avalar esta posición, el gobierno hace un peritaje con organismos oficiales que garantizan las condiciones de seguridad, a fin de que los artistas ensayasen el día viernes normalmente.

Sin embargo, los artistas, reunidos en asamblea, contratan a dos peritos a través de las distintas asociaciones que los representan, y ese peritaje dio negativo. A pesar de eso, los directores de la fiesta ensayaron sólo con los bailarines folclóricos en el escenario y repudiaron la asamblea. El gobernador Cornejo habló entonces de que los artistas estaban politizados e instaló la idea que el FPV y el FIT estaban saboteando la fiesta, sin embargo debió correr la fecha de la fiesta.

Los artistas en pie de lucha, fueron mostrando su descontento en cada instancia de la fiesta, como lo fue en el carrousel. Durante el ensayo general del sábado, que duró ¡12 horas!, a las 4:40 am se prendió fuego una parrilla de luces que pudo controlarse a tiempo, y gracias a la presencia de los extintores que los artistas reclamaron, pero el ensayo continuó hasta pasadas las 6.

Al cabo de cada función, los artistas realizaron una protesta señalando el lugar de la caída de la grúa y tapándose la boca, pero como Cornejo también juega, algunos artistas afines al gobierno, gritaron “sí se pudo”, emulando el lema de campaña. La lucha continúa, y los compañeros del PTP seguirán discutiendo lo sucedido, pero principalmente la política cultural que se viene desarrollando en nuestra provincia, ya que son muchos años en la que tanto los artistas de vendimia como los del ámbito cultural venimos exigiendo lugares para ensayos, para actuar, para músicos, para artistas plásticos, el estado de los museos, etc. En lo que va del gobierno de Cornejo, hemos visto que vienen por todo, y estamos decididos a seguir defendiendo y luchando por otra política cultural. 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Guaymallen organiza la solidaridad ante la cuarentena

April 1, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

March 29, 2020